El tiempo indudablemente afectará cualquier trabajo en madera que hagas en tu casa. Es por eso que debes de cubrirla con barnices para no solo darle un toque más bello sino para darle una capa de protección.

Existen diferentes tipos de barnices con acabados distintos de donde puedes elegir.

El barniz mate es muy resistente por lo que se usa principalmente en ventanas y puertas. Este tipo no deja ningún tipo de brillo en las vetas de tu madera.

El barniz satinado es mucho más utilizado para pisos de madera aunque también podrías usarlo en tus puertas si el acabado que deseas conseguir es uno no tan brillante. Toma en cuenta que este barniz se oscurece con el tiempo.

El barniz brillante se usa para darle mayor vida al color mismo de la madera, pero ten cuidado porque también hace más notorias las imperfecciones.

Además de conocer los tipos de barnices también es importante que conozcas la composición de estos. La mayoría incluyen un disolvente como base con el que se mezclan aceites naturales y resinas que pueden ser sintéticas o naturales.

El barniz sintético te dará un resultado liso, duro y resistente. Seca en aproximadamente cinco horas aunque para darle otra mano a tu espacio deberás esperar un día más o menos.

El barniz acrílico es conocido como el barniz al agua y te da un resultado menos duro que el sintético, pero que puedes reforzar con varias capas.

Acércate con tu asesor especializado de Ermita Sherwin Williams para que te aconseje sobre cuál de todos estos barnices es el mejor para el proyecto que tienes en mente. No dudes en visitarnos o en llamarnos por teléfono, estamos a tu entera disposición.